HUERTA 2014



Después de un año sin huerto (ha sido duro) vuelvo a disponer de tierra para alimentar nuestros cuerpos y mi espíritu, es la mejor medicina que tengo, me equilibra y me conecta con lo esencial.

En las fotografías se puede observar diferentes formas de cultivo, al desnudo, con acolchados, en contenedores conectados a la tierra, experimento y observo a ver que puedo aprender, sigo dando vueltas para encontrar el método de mayor sostenibilidad, productividad y con el mínimo esfuerzo. En mi visión, los agricultores del futuro no son personas castigadas por duros trabajos, esfuerzos físicos bajo el sol abrasador y los fríos invernales. Son joviales, alegres, entusiasmados con los milagros de la naturaleza, conscientes de si mismos y de los procesos naturales.

Tengo ganas de redactar y compartir la metodología de trabajo que he ido desarrollando durante los años de experiencia, ojala hubiese tenido toda la información de ahora cuando empecé a cultivar la tierra. Ahora, cultivar y mantener un huerto, es un juego de niños.
Publicar un comentario